Transporte interurbano. El Gobierno provincial no adhiere a un acuerdo nacional y las empresas no reciben los fondos

(23-06-2020) En medio del paro total que iniciaron los choferes esta mañana, las compañías alertaron que el sector está sufriendo “la mayor crisis de la historia”. La recaudación de los viajes cayó un 95% desde marzo y no pueden hacer frente a las deudas salariales. Necesitan de los fondos nacionales “para subsistir”.

El gremio de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) anunció el paro esta mañana luego de una reunión con las empresas de transporte. En concreto, no hay solución y los trabajadores siguen sin cobrar la totalidad de los haberes de mayo.
En un comunicado de prensa, nueve empresas que brindan el servicio interurbano en la provincia explicaron cuál es la situación que los tiene al todos al borde del precipicio.
Las empresas destacaron que en este tiempo pusieron todo “el esfuerzo” para mantener activo el servicio “mediante acuerdos con los proveedores, trabajadores y entidades bancarias, utilizando todo tipo de herramientas que nos permitan subsistir”.
Pero detallaron que “es imposible operar sin los fondos previstos por la Resolución 140/2020ST (nacional), a los que todavía la secretaría de Transporte de San Luis no se adhirió”. Como esto no se dio, la asistencia económica dispuesta por el Gobierno de Alberto Fernández no les llega y por eso no pueden “hacer frente a las obligaciones”.
Por ejemplo solo han podido pagar el 30% del salario a 350 trabajadores.
Indicaron que están a la espera de que el Gobierno provincial adhiera, como ya lo hicieron “el resto de las provincias a lo largo y a lo ancho del país”.
Aseguraron que solo de ese modo podrán “continuar con un sistema de transporte activo, conservar las fuentes laborales y salir adelante” de la crisis que alcanza a todas las compañías.
Panaholma, Line, Transporte Polo, Panamericana, María del Rosario, Blanca Paloma, Zenitramp, Polo Sur y Sol Bus, firman el comunicado que se difundió este martes a la prensa.
En el texto destacan que la crisis que están atravesando, “la mayor en la historia”, pone en riesgo “la permanencia de muchas empresas”.
“Sabemos la difícil situación de los trabajadores del sistema, la incertidumbre que los invade y mucho peor, no saber cómo y cuándo se va volver a desarrollar nuestra actividad con normalidad”, analizaron los empresarios.
El mayor impacto fue la “brusca disminución de la recaudación por la venta de pasajes” que registró una caída del 95% en promedio desde marzo, cuando se decretó en todo el país la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Fuente: El Chorrillero