Buscan declarar la emergencia agropecuaria provincial

(14-5-2020) El diputado provincial Ramón Héctor Díaz trazó un desalentador panorama que golpea el sector agropecuario del departamento Dupuy producto de dos años consecutivos de sequía, de las restricciones impuestas por el gobierno provincial por el coronavirus, en especial la suspensión de los remates ganaderos, y la presión impositiva.

En una extensa entrevista con el portal El Semiárido, el legislador (Cambiemos-Dupuy) brindó una detallada descripción de las complicaciones observadas en el departamento con más kilómetros cuadrados de la provincia, con una economía muy fuerte concentrada en la producción agrícola ganadera, con prevalencia de la ganadería sobre la agricultura.
También explicó los alcances del proyecto de ley recientemente presentado en la Cámara de Diputados por el Interbloque San Luis Unido para declarar a la provincia en estado de emergencia o desastre agropecuario.
Con esta iniciativa se propone implementar medidas tendientes a minimizar, a través de una serie de beneficios impositivos y económicos, los efectos dañinos originados por dos periodos consecutivos de sequía en gran parte de la extensa geografía Puntana, ¡profundizando la vulnerabilidad de las poblaciones rurales y de los establecimientos agropecuarios, con impacto sobre los bienes patrimoniales de los productores”.
Díaz recordó que prácticamente toda la superficie del departamento Dupuy posee llanuras propicias para el desarrollo de la ganadería en toda su extensión y el sector noroeste apto para agricultura. Allí se realiza ganadería de cría y recría, invernada y engorde a través de pasturas incorporadas o granos, como también el engorde a corral en una menor medida.
“Prácticamente todos quienes habitamos el departamento vivimos directa e indirectamente de la riqueza que el sector productivo crea, como movilizador de la economía y principal generador de empleo; consideramos que a nuestro departamento no llegó la Promoción Industrial, y ello hace que las comunidades crezcan y se desarrollen de la mano del campo”, destacó.
El factor climático es clave para que se mueva el motor del sur puntano: “Sabemos que el departamento Dupuy pertenece a la pampa seca y que para que sea un buen año económico para el sector es fundamental que las lluvias lleguen en el momento indicado y en promedios normales como para que la sequía no impacte seriamente en la producción y ello se traslade de forma preocupante a la economía regional”.
Según describió el diputado Díaz, en los últimos años las lluvias han escaseado y ello ha generado consecuencias lógicas y preocupación en el sector productivo, que “sufre una fuerte presión impositiva, sumado a un aumento desconsiderado en la ley impositiva anual 2020 provincial de un 61 %, más el revalúo en porcentajes importantísimos que aplicó Catastro en algunos sectores, más otros tributos provinciales como impuesto inmobiliario, Ingresos Brutos, Sellos y Automotores”.
Restricciones sanitarias
A todo ello se le suma el Covid-19 y la implementación de la cuarentena a nivel nacional y el protocolo que aplicó la provincia de San Luis en materia sanitaria, cerrando las fronteras y con acceso restringido a personas que no obtengan la autorización provincial y de lograrlo, ir por 14 días a hacer la cuarentena en la ciudad de La Punta, a la que se sumó en los últimos días los hoteles Epic en San Luis y Villa Mercedes.
“Las medidas rígidas y quizás necesarias aplicadas por el gobierno provincial han generado problemas en el sector productivo en algunas zonas del departamento, y es así que han existido reclamos al Comité de Crisis en el sector noroeste por cierre de caminos vecinales y rutas interprovinciales, no permitiendo el ingreso a sus campos o para llevar alimentos a los empleados, como la imposibilidad de que pueda ingresar maquinaria a levantar la cosecha, principalmente de la provincia de Córdoba”.
Díaz agregó que en otros limites interprovinciales la situación se ha repetido y que por ello productores de Mendoza también están imposibilitados de ingresar a sus campos de San Luis a realizar tareas como cumplir con la campaña de vacunación de aftosa (ahora prorrogada hasta j junio) y brucelosis, destetar o realizar alguna operación comercial que son el sustento de sus emprendimientos, cumplir con el pago de sueldos, mantenimiento, expensas, combustible y demás obligaciones tributarias.
También existen casos de personas que trabajan en establecimientos rurales de Mendoza o viceversa que llevan casi dos meses sin ver a sus familias, como seguramente pasa con Córdoba y La Pampa, comentó.
En las zonas marginales del departamento, oeste y sur, los productores están preocupados por la escasez de lluvias, la presencia de un invierno riguroso, las dificultades para realizar operaciones comerciales porque están suspendidos los remates ferias y operaciones particulares.
Solo se realizan algunos remates virtuales y ello no permite determinar un valor de referencia del mercado, indicó el legislador, a lo que se le suma un plazo de 60/90 días para lograr un valor aceptable: “Algunos manifiestan que se ha roto la cadena de pagos entre clientes y proveedores y otros que hicieron algún sorgo o maíz lo perdieron totalmente, y ahora están esperanzados en el centenito que en pocas hectáreas de sus frutos”.
También hay preocupación en pequeños productores porque, como consecuencia de los factores climáticos, disminuyan los porcentajes de preñez.
“Mas allá de que el sector agroganadero ha continuado durante la cuarentena con sus actividades, existen dificultades como las enumeradas y representan un alerta si continúan las medidas de aislamiento, la caída de la economía, las dificultades para realizar operaciones comerciales y los factores climáticos que no son alentadores, en el ingreso a la temporada invernal que es muy cruda en esta región,  teniendo que pagar sueldos y obligaciones tributarias, mantener el status sanitario”, insistió Díaz.
Dijo además que varios productores le comentaron su intención de incorporar tecnología o nuevas pasturas para hacer rentable y productivas sus empresas, pero que tienen la dificultad para acceder a créditos blandos, como tampoco visualizan por parte del estado Provincial y del Ministerio de Producción ningún estímulo o política pública que auxilie al sector agro-ganadero.
Proyecto de ley para declarar la emergencia
Desde el Interbloque San Luis Unido, que integra Díaz, ingresaron un proyecto de ley ante la Cámara de Diputados de la Provincia, para atender varias de las cuestiones y preocupaciones del sector agropecuario, que “esperamos prontamente podamos debatir, en consideración que estamos trabajando para que la cámara funcione y sesione de manera virtual y legal, respetando las medidas que establece el protocolo y el distanciamiento social”, informó el diputado de Dupuy.
El principal objetivo del proyecto de ley es implementar medidas tendientes a minimizar, a través de una serie de beneficios impositivos y económicos, los efectos dañinos originados por dos periodos consecutivos de sequía en gran parte de la extensa geografía puntana, “profundizando la vulnerabilidad de las poblaciones rurales y de los establecimientos agropecuarios, impactando sobre los bienes patrimoniales de los productores”.
Explicó que el sistema de Emergencia Agropecuaria tiene por objeto mitigar los daños ocasionados por desastres agropecuarios producidos por incendios, factores climáticos, meteorológicos, telúricos, biológicos o físicos, que afecten significativamente la producción y la capacidad de producción agropecuaria y que pongan en riesgo la continuidad de las explotaciones familiares o empresariales, afectando de forma directa o indirectamente a las comunidades rurales.
“El sector productivo sabe que este será un año atípico, considerando que venían con dificultades climáticas, alta carga impositiva provincial y nacional, insumos dolarizados, sin crecimiento económico, y a ello se le suma la situación extraordinaria del covid-19, que impactará en las resentidas finanzas y sectores de producción, que necesitará el auxilio del Estado una vez se salga de la cuarentena para recomponer y motorizar la economía”, advirtió.
Recordó Díaz que el Artículo 4º de la Constitución Provincial establece que el gobierno  de la provincia y la sociedad sanluiseña basan sus acciones en la solidaridad, y es por ello que las políticas públicas “deben estar impregnadas de ese valor con aquellas personas que atraviesan situaciones difíciles”, reflexionó.
Fuente: textual, El Semiárido