El Trapiche: La nueva gestión municipal se puso en marcha gracias a la solidaridad de los vecinos

(13-12-19) "Se puede" afirmó el flamante intendente, Juan Manuel Rigau, desde las redes sociales y agradeció con nombre y apellido a los distintos vecinos de la localidad turística que aportaron sus vehículos o mano de obra para poner en funcionamiento aquellos que no estaban en condiciones. Además el jefe comunal describió el estado financiero en el que recibió el municipio.

“Dos colaboradores mecánicos se ofrecieron y arreglaron una retroexcavadora que hacía cinco años que estaba parada. Está en muy buenas condiciones en realidad porque tuvo muy poco uso. Esta máquina se entregó y a menos de un año de uso la desactivaron. No entendíamos por qué lo hicieron, si fue algo mecánico o querían dejarla parada a propósito, pero hoy, después de cinco años, está funcionando una máquina que tiene un costo de casi cuatro millones de pesos. No es un dato menor”, dijo el intendente, quien agradeció públicamente a Daniel y Catriel Mora.
El jefe comunal estimó que, a grandes rasgos, la deuda del municipio es cercana a los dos millones de pesos, una cifra más que preocupante cuando se tiene en cuenta que El Trapiche recibe alrededor de $1.500.000 por mes de coparticipación. Con ese monto, más lo recaudado, hay que pagar los servicios que se tercerizan y el salario de los 160 empleados que tiene la Municipalidad, ya que la gestión duplicó la cantidad de trabajadores.
“Ayer se juntaron los concejales para ver una ordenanza de emergencia económica. El lunes la tratan en comisión para sacarla el mismo martes. Es fundamental porque hemos encontrado deudas por todos lados. Hoy necesitábamos cloro para las plantas potabilizadoras y cuando fuimos comprar nos dicen, ‘no pueden retirar porque ya tienen una deuda’. Son cosas que no sabíamos, que nunca nos informaron”, comentó Rigau.
Para finalizar, el intendente destacó que la gestión de Marcelo Páez Logioia, en vez de quedarse hasta el 10 de diciembre, “se fue el día sábado (7 de diciembre) después de la asunción”. “Dejaron las llaves y se fueron. Hasta el día 10 fue medio incómoda la situación, porque nosotros formalmente no estábamos en el cargo, pero la vida del municipio seguía”, concluyó Rigau, no sin antes destacar la labor de los empleados que esos días cumplieron con sus tareas y se pusieron a disposición.
Fuente: SLR