Allanaron la sede de Mujeres Puntanas por la causa de los $80 millones

(6-9-19) Avanza la causa federal sobre la ONG que preside Gisela Vartalitis, esposa del senador nacional Adolfo R. Saá, quien está siendo investigada por haber recibido un subsidio de $80 millones de parte del Gobierno de su cuñado, Alberto Rodríguez Saá, en la previa de la campaña electoral de 2017. Secuestraron el libro contable.

La Fundación Mujeres Puntanas recibió el aporte un mes y medio, antes de las elecciones de 2017, mediante un trámite exprés. Ese año, los hermanos Rodríguez Saá fueron candidatos a senador Nacional titular y suplente por Unidad Justicialista.

La medida ordenada por el Juez Maqueda que se concretó este miércoles por la mañana en el edificio de la entidad, ubicado en la intersección de las calles Riobamba y La Pampa.

La orden que tenían los efectivos de la Policía Federal era llevarse un libro contable “que se usa para las anotaciones diarias”.

La semana próxima, el fiscal que encabeza la investigación, Cristian Rachid, podría dar detalles a la prensa sobre el avance de la causa.


El 2 de octubre de 2017, un grupo de diputados de Avanzar y Cambiemos (actualmente Frente San Luis Unido) denunciaron en la Justicia Federal al gobernador Alberto Rodríguez Saá, al vicegobernador, Carlos Ponce; a los ministros Sergio Freixes y Natalia Zabala Chacur; al contador General, Daniel Marone; a Adolfo Rodríguez Saá y a Vartalitis por la posible “violación de la Ley Nacional de Financiamiento de Partidos Políticos, violación de deberes de funcionarios públicos, abuso de autoridad, malversación de caudales públicos, peculado y fraude en perjuicio del Estado Provincial”.


Por el momento, la Corte Suprema debe expedirse sobre el incidente de competencia entre la Justicia Federal y la de San Luis.

Lo que se intenta determinar es qué se hizo con esos fondos y “la vinculación que tiene con el supuesto financiamiento de desvío para la campaña electoral”.

El aporte de los $80 millones se habría destinado para financiar la campaña del senador Rodríguez Saá y a la compra de electrodomésticos que después se repartieron con fines proselitistas.

Fuente: El Chorrillero