Detectan fallas en los controles del frigorífico de La Punilla sobre los cerdos contaminados con triquinosis

(7-7-19) Funcionarios y técnicos del Gobierno provincial comprobaron el origen de los animales con los que se elaboraron chacinados y que contagiaron a 32 personas. Asimismo, el Estado puntano solicitará urgentes medidas al SENASA, entre ellas, la suspensión de la faena de cerdos hasta que ponga en regla el laboratorio de triquinosis.

“La garantía sanitaria del frigorífico de la localidad de La Punilla es nula en lo referido a los análisis de triquinosis”, confirmó Luis Giménez, jefe del Subprograma Control de Producciones Primarias (ex COSAFI) del Ministerio de Producción, después de concluir un minucioso trabajo de campo desplegado por una amplia zona junto con profesionales del Ministerio de Salud.
El funcionario explicó que se pudo establecer que los salamines y bondiolas contaminadas que afectaron a 32 personas hace un par de semanas, las vendió un productor de La Punilla, quien las elaboró con cerdos comprados a dos productores de la zona y que los hizo faenar en el frigorífico local.
Las indagaciones oficiales establecieron además que el veterinario responsable de ese frigorífico y que analizó los cerdos, utilizó un método casi en desuso por lo impreciso, para determinar la existencia de triquinosis.

Giménez anticipó que serán varias las disposiciones que tomará el Gobierno. La primera será comunicar al SENASA el campo de donde provenían los cerdos positivos para que se realice la faena sanitaria y la despoblación de ese establecimiento
La segunda medida será comunicar también al RUCA (Registro Único de la Cadena Alimentaria), organismo ante el cual los frigoríficos deben matricularse para el cumplimiento de obligaciones fiscales, para solicitarle junto con SENASA que no le emitan más el Documento de Tránsito Electrónico (DTE) para la faena de cerdos al frigorífico de La Punilla hasta que ponga en marcha el equipo adecuado para análisis de triquinosis y la suspensión del actual médico veterinario.
“Este frigorífico faena muchos cerdos para terceros, entre ellos, importantes fábricas de chacinados de Juan Llerena y Carpintería, a quienes les comunicamos la situación y les sugerimos que no faenen allí porque la garantía sanitaria es nula en cuanto al análisis de triquinosis”, informó el jefe del Subprograma Control de Producciones Primarias.
Giménez, que es médico veterinario, adelantó que también pedirán a las intendencias de la provincia “que tomen conciencia de la importancia que tiene la función y el rol del intendente en la salud pública”.
El funcionario señaló que la autoridad municipal de La Punilla “siempre se manifestó ajena al hecho, como que la responsabilidad de la búsqueda y determinación del origen de los chacinados contaminados es de los organismos del Gobierno provincial, cuando ella es la responsable directa de la salud alimentaria de la población de su localidad. Cuando entendió la gravedad de lo ocurrido, recién pidió conocer los procedimiento que hizo el Gobierno”.
El Ministerio de Producción tiene registrados en el radio de acción del municipio de La Punilla 25 establecimientos porcinos, con una población de 800 animales.
Como medida de prevención, Giménez recomendó a la población no consumir estos productos de origen desconocido o de un establecimiento no habilitado con todas las exigencias establecidas por el Código Alimentario.
Dijo que buscarán crear conciencia en los cazadores de que el jabalí también es portador de triquinosis, ya que la mezcla con cerdo doméstico para hacer salamines o chorizos tienen alta posibilidad de transmitir la enfermedad. “Deben hacerlos analizar en laboratorios, entre los que se encuentra el de ‘Sol Puntano’”, insistió.

Fuente: ANSL - Ministerio de Producción.