Nogolí: El primer responsable de la mala calidad de agua "potable" ahora critica al actual Gobierno y al Municipio

(13-5-19) Desde su rol de "opositor", Afolfo Rodríguez Saá se despachó contra la municipalidad de Nogoí y el gobierno de su hermano Alberto. "Nogolí no tiene agua potable", aseguró quien en su último mandato como Gobernador fue el responsable máximo de la construcción del cuestionado dique y de su planta potabilizadora "modelo", que nunca funcionó tal como dice el manual. 

Desde que comenzó a construirse el polémico embalse hasta la actualidad, el vital elemento que reciben los vecinos en sus domicilios dejó de ser "aguas claras", motivo que enorgulleció alguna vez a los nogoleños.

A fines de la semana pasada, el líder de Juntos por la Gente, en otra de las salidas en vivo desde las redes sociales, se refirió a Nogolí en respuesta a la inquietud de una seguidora.

Según Adolfo R. Saá, el arreglo que la actual gestión lleva adelante en la planta potabilizadora costaba 600 mil pesos, pero que "por orden del Ministro se licitó por 10 millones", cuestionó el Senador Nacional y amenazó: "lo vamos a controlar".

¿El muerto se ríe del degollado?

Curiosamente, quien ahora sospecha negociados en la reparación de la planta potabilizadora, en su momento fue apuntado con el dedo inquisidor por la construcción del dique, la falta de controles y la vista gorda que hicieron los funcionarios de su ministerio, razón por la cual el embalse debió ser reparado poco después de su inauguración, duplicando el costo inicial.

Hoy, a pocos años de su re inauguración, el dique más caro del mundo, obra de Adolfo Rodríguez Saá, luce sus otros tantos vicios de construcción (ver arhivo: El vertedero del dique se sigue desmoronando).

Junto al dique de Adolfo, la obra incluyó una planta potabilizadora "modelo", según los funcionarios Adolfistas de entonces. Se trataba de una planta compacta que demandaba atención obrera especializada, alto consumo energético y la utilización de químicos muy costosos para la ínfima recaudación de la entonces cooperativa de agua potable, entidad que terminó cediendo sus atribuciones al municipio, ya en épocas de Alberto Rodríguez Saá,  gestiones que hasta la fecha, tampoco pudieron con ella...