Inauguraron el Centro Oncológico Integral

(15-5-19) Funciona en la ex residencia de gobernadores. “Tenemos que vivir este momento con alegría porque tenemos ahora las armas, los procedimientos y el lugar para luchar por la vida. Este es el camino”, expresó Alberto Rodríguez Saá durante el acto que se realizó este miércoles al medio día y del que participaron vecinos y profesionales de la salud de toda la provincia, de forma presencial y a través de videoconferencia. Noticia en desarrollo.


Luego de la proyección de un audiovisual que rememoró los inicios del proyecto, el primer mandatario sostuvo: “Estoy muy agradecido al pueblo de San Luis, que ha tenido la paciencia, la sabiduría, la comprensión de entender que algo tan emblemático como lo es la Residencia de Gobernadores, que data más o menos de los años 60, pase de ser un centro de poder a un centro de salud, este Centro Oncológico Integral. Personalmente es como un enorme sueño, porque uno no siente cuando vive ahí que el lugar tiene mucho de egoísta; cuando hay mucha necesidad y puede tener una mejor función. Ese sueño, o decisión, es fácil en lo personal, pero es complicado en lo institucional y que haya sido aceptado por todos, el hecho de que cumpla una función enormemente solidaria y necesaria, es muy bueno”.
“Quiero agradecer a todos estos profesionales que hoy están acompañando, y a los que están cerquita; voy a mirar muchas veces esta foto, para sentirme rodeado de profesionales que se harán cargo y serán responsables -muchos de ellos jóvenes- de este importante avance en la calidad de nuestro servicio de salud; médicos, paramédicos y enfermeros. Me siento agradecido y con alegría por estar inaugurando este centro”.
Rodríguez Saá recordó que “de chico tenía una tía, chiquitita de altura y enorme de corazón, Zulema Páez Montero, hermana de mi mamá. Tendría yo unos 9 años y ella nos llenaba de cariño, de afecto; convertía a cada sobrino en hijo propio, y un día llegó la noticia triste de que tenía esa enfermedad fea que ni queremos nombrar. Esto ocurrió a fines de los ’50, la ciencia no estaba tan evolucionada y cuando tuvo que tratarse vino el desarraigo, con toda la familia conmovida, muchos hermanos y sobrinos. Durante casi un año luchó, peleó, pero no ganó. Con la triste noticia viene la avidez por conocer, por saber cuáles son los nuevos tratamientos, acercarse y tener la contención del sistema de salud, viene también el desarraigo que es muy feo y el problema se multiplica. Por eso, este centro es muy solidario y muy, muy bueno, es un centro integral, por lo que todo para luchar con la enfermedad ya lo tenemos en San Luis. La radioterapia, que tenía un avance en el Hospital Central, se continuó; la rehabilitación frente al hospital y acá, el Centro Integral, con sus laboratorios y, lo más complicado, que es la quimioterapia, que tiene a su vez la internación. Todo en un parque espectacular, los laboratorios al lado y la contención. También los centros de estética que quizá parezca que no es nada, pero es mucho, sobre todo para la mujer, cuando quiere y necesita normalizarse en la vida y siente que su cuerpo no está en condiciones. Tenemos que vivir este momento con alegría, ya tenemos las armas, los procedimientos y el lugar para luchar por la vida”.
“Estamos incorporando Watson, una inteligencia artificial que nos conecta con el mundo e indica si este diagnóstico es el correcto, éste es el tratamiento adecuado; ahora lo tenemos acá y éste es el camino para solucionar los problemas de San Luis. También es la idea del nuevo hospital, que lo miro todos los días y ya aparecen las torres, los movimientos de cemento y que el año que viene vamos a inaugurarlo todos. Con el nuevo hospital queremos tener toda la nueva complejidad que nos falta; estamos camino a que ningún habitante de nuestro querido San Luis, puntanas y puntanos, tenga que ir a otra provincia ni a otro centro para recibir la asistencia del sistema de salud. A su vez debemos devolverle al mundo, cuando algún paciente de otra provincia no encuentre soluciones, nosotros con los brazos abiertos le brindaremos la atención; ya que alguna vez lo hicieron por nosotros y, si ahora estamos en condiciones, lo vamos a hacer si nos necesitan y requieren”.
“Necesitamos más médicos, más paramédicos. A veces, con razón, nos dicen en el interior que faltan médicos y paramédicos; vamos a abrir una suerte de concurso para invitar a los médicos de la Argentina que quieran venir a San Luis, en todo el interior. Y en los hospitales estamos construyendo residencias para que el médico que venga tenga un lugar para vivir mientras preste servicio en nuestro sistema. Viva la salud pública gratuita, viva nuestro Centro Oncológico Integral, viva nuestros jóvenes profesionales y viva la provincia de San Luis!”.

Seguidamente, y acompañado por los ministros de Salud, Silvia Sosa Araujo, y de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich; el gobernador procedió al corte de cintas, para luego descubrir una placa en el ingreso al edificio, mientras cientos de coloridos globos se elevaban al cielo y el coro del Plan Solidario entonaba “Color Esperanza”, la positivista canción de Diego Torres. Alberto Rodríguez Saá recorrió el complejo junto a médicos, enfermeros, pacientes oncológicos, saludando a su paso a todo el personal y a cada uno de los obreros que participaron en las obras que transformaron uno de los lugares más emblemáticos en la vida institucional de la provincia, en un lugar que les brindará batalla a las más graves enfermedades.

Fuente: ANSL