Opinión: "San Luis, el otro relato"

(12-12-18)  Por Manuel Polatnik (Infobae) - Hace algo más de 35 años, el Gobierno de San Luis es ocupado por la misma gente. Esta misma gente que hace 35 años entendió que los medios de comunicación son la herramienta suficiente y necesaria para gobernar: informar desinformando.

El gobernador suele decir a viva voz que San Luis es discriminada por la nación, que somos la Cataluña de la Argentina (ha llegado a deslizar la idea de independizarse) o que la provincia de San Luis se administra por sí y somos ejemplo de gestión. Bella utopía en la que viven.


La coparticipación federal de impuestos tiene como objetivo distribuir los impuestos recaudados por el Estado nacional a las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


San Luis fue discriminada por mucho tiempo, inclusive durante el gobierno de Cristina Kirchner, al punto de iniciar un juicio y recibir una sentencia favorable por una deuda importante del Estado nacional a la provincia, dictada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación el 9 de diciembre de 2015. Sí, un día antes de la asunción de Mauricio Macri a la presidencia. Casualidades convertidas en causalidades.


Según los informes presentados por el Ministerio del Interior de la Nación, desde 2015, el Gobierno Nacional giró en concepto de coparticipación a nuestra provincia más de 11.000.000.000.000 pesos (once mil millones de pesos) —¡cuántos ceros! — acumulados al primer semestre de 2018. Esta suma implica una variación porcentual del 155% y poniendo a la provincia de San Luis en cuarto lugar de fondos recibidos durante la gestión de Macri, luego de la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.


El presupuesto provincial 2019, aprobado hace unas semanas y con duras críticas de la oposición puntana, estima un monto de un poco más de 39 mil millones de pesos, de los cuales 29 mil millones son recursos aportados por el Gobierno nacional, es decir, nuestro presupuesto, el de la provincia de San Luis, depende en más de un 70% de aportes de recursos federales. Perdonen por tanta ironía, pero se nota la discriminación, ¿vio?


Por otro lado, la seguridad es un tema que nos ocupa y preocupa. En menos de dos semanas se produjo una ola de robos antes impensada en nuestra provincia y, como si fuera poco, para el año que viene se eliminó el plan de lucha contra el narcotráfico, ese que en todo el país viene dando resultados con incautaciones inéditas en drogas y una disminución exponencial de la tasa de homicidios nacional. Un plan que hacen de la gestión de la ministra Patricia Bullrich una de las gestiones más destacadas y efectivas del Gobierno Nacional.


Otros datos de relevancia, en la Ciudad de La Punta, donde el intendente no es oficialista (no debiera ser necesario destacarlo pero en San Luis si no estás alineado al gobernador, se hará lo imposible para imposibilitar la gestión), el Ministerio del Interior, la Secretaría de Hábitat y la Secretaría de Deportes de la Nación inauguraron la pileta de natación, el Centro Recreativo en el polideportivo municipal Manuel García Ferré y obras viales, todas muy importantes para los puntanos de la zona.


En septiembre de este año, el secretario de Energía de la Nación, Javier Iguacel, inauguró dos parques solares en la provincia para comenzar a transitar un camino que nos lleve a la renovación y reutilización de la energía, y al consumo consciente. Si no, sucederá lo que vivimos con Ecogas, que bajo la figura de un "estimativo" nos infló tres veces más la boleta de gas.


Si somos ejemplo de gestión, veamos lo que sucedió en las elecciones de 2017. El deseo de continuar en el poder importó más que el hecho de postergar y someter el futuro de los jóvenes, repartieron más de 13.500 becas y unos meses de terminadas las elecciones, se los descartó. La campaña oficialista costó cinco mil millones de pesos de las arcas públicas el año pasado.


Para concluir, si hablamos de discriminación, basta con volver unos años atrás cuando surgió la famosa "ley de registro de empleo puntano" que hacía pagar un impuesto extra a quien contrataba personas que tengan menos de cinco años viviendo en la provincia, increíblemente fascista.


Cuando me planteo como joven la provincia que me imagino para mí o mis hijos, centro mi desafío en varias premisas fundamentales. Quiero una provincia inclusiva, que reciba al de otra provincia como lo que es, un compatriota. Quiero que cada joven sea artífice de su propio destino. Quiero que hagamos lo que hay que hacer y realmente nos valgamos de ser ejemplo de gestión, una gestión que fomente el deporte, el desarrollo, la modernización y un infinito amor al país que tenemos y que no estamos aprovechando, que construyamos a partir de las diferencias en beneficio de todos los habitantes y que seamos la provincia y el país que nos merecemos. Porque las cosas que hacemos son las cosas que quedan.


Los habitantes de nuestra provincia merecemos gobernantes más serios y comprometidos.


El autor, Manuel Palatnik, es presidente de Jóvenes Pro San Luis. La nota de opinión fue publicada ayer en INFOBAE