Cuaderno de las coimas: Adolfo Rodríguez Saá no firmó el dictamen para allanar domicilios de Cristina Kirchner

(8-8-18)  Según informó el portal de noticias ElChorrillero.com, Hubo una dura discusión en el bloque de Pichetto y sólo 2 firmaron. El jueves se trata en el recinto y habría muchas ausencias. La presión de Cambiemos.

Con lo justo, Cambiemos logró dictamen para habilitar los allanamientos a los domicilios de Cristina Kirchner requeridos por el juez Claudio Bonadío en el marco de la causa de los cuadernos, pero abrió una grieta en el bloque de Miguel Pichetto que aportó sólo dos firmas y dejaría muchas bancas vacías cuando el tema se trate el jueves en el recinto.
El rionegrino juntó a los 24 miembros de bancada a las 16 horas, ratificó que considera favorable habilitar los allanamientos, pero más de una decena de sus pares salieron al cruce. Los más enfurecidos fueron el formoseño José Mayans, la tucumana Beatriz Mirkin y el pamepano Daniel Lovera, que abrieron una interna feroz.
Pronto quedó a la vista en la reunión de Comisión: nunca aparecieron los entrerrianos Pedro Guastavino y Sigrid Kanuth y el sanjuanino Rubén Uñac, el jujeño Guillermo Snopek fue pero no firmó y Mayans, que no la integra, asistió para despotricar contra Bonadío.
Sólo firmaron de ese bloque Dalmacio Mera y Rodolfo Urtubey y tras varios titubeos se negó a estampar su nombre el chubutense Mario País. Con los 7 de Cambiemos y el salteño Romero se reunieron las 10 firmas necesarias para dictaminar. Adolfo Rodriguez Saa escuchó en silencio y se fue temprano, según publicó La Política Online.
El jueves, si se cumple el reglamento de la Cámara, el dictamen no tendría validez porque no transcurrieron los siete días.
Habría que habilitar el debate con dos tercios de los presentes, un número tal vez no tan alto porque muchos justicialistas ya avisaron que no irán. Pichetto ayudaría con la porción de su bloque dispuesta a acompañarlo porque sólo para el quórum Cambiemos necesita 12 aliados y recién después, con un recinto semi vacío, podría maniobrar a gusto.
Cristina no fue a la comisión pero envió a sus 8 compañeros de bloque a denunciar que el pedido de Bonadío era inválido, porque no fundamenta el motivo de los allanamientos.
“El artículo 224 del Código Penal y el 17 de la Constitución exige enviar el auto fundado de procesamiento y decir qué es lo que se quiere allanar. Tratar esto es un atropello”, denunció la mendocina Anabel Fernández Sagasti.
Enfurecida, resaltó que la solicitud del juez identifica varios domicilios y “oficinas”, sin especificar cuáles son, y recordó que Cristina soportó allanamientos cuando no tuvo fueros y en su primera intervención como senadora pidió tratar ahí mismo su pedido de detención por la causa que investiga el memorándum con Irán.
“Lo que pasa es que hay opositores funcionales al gobierno de Macri, que se pegaron como dadores de gobernabilidad, llegan las elecciones y se quedaron sin votantes. Y está en sus ideas proscribir a la persona que más votos tiene en Argentina”, disparó, en clara alusión a Pichetto, que el mismo jueves se lanza como candidato a presidente.
Pinedo contó los legisladores de Cambiemos consensuaron habilitar todos los allanamientos a diputados y senadores incluso a los despachos, pero acompañados por veedores. También concederán desafueros cuando tengan condena de segunda instancia,  o sea, no esperarán la sentencia firme, como pide Pichetto.
“Si un juez quiere venir a mi casa, yo lo invito y le doy la llave”, ironizó y enrostró las detenciones de ex funcionarios kirchneristas Ricardo Jaime, José López y Amado Boudou, unas pocas horas antes.
Rápido de reflejos, el macrista Ernesto Martínez sugirió pedirle a Bonadío el auto de procesamiento antes de la sesión del jueves y Urtubey lo apoyó. “Corresponde que el juez fundamente este dictamen para que tenga efectividad”, consideró. “¡Pero entonces este oficio es nulo!”, le gritó la kirchnerista María de los Ángeles Sacnun. “Nosotros proponemos votar en contra”, mocionó Marcelo Fuentes, el jefe del bloque kirchnerista.
La misionera Magdalena Solari Quintana también criticó la carta de Bonadío y Martínez leyó rápido el despacho oficial, escrito minutos antes, que autoriza los allanamientos a los domicilios de Cristina condicionados a la documentación enviada por Bonadío. Y descarta irrumpir en “las oficinas”.
La sesión fue convocada el jueves a las 11 y la ex presidenta hará su descargo si hay quórum y le pagará por igual al Gobierno y a Pichetto, a quien siempre evita llamar por el nombre.