San Francisco del monte de oro: Tras el debate sobre el aborto recordaron una polémica ordenanza "Pro Vida"

(21-6-18, por María José Corvalán) Luego de la aprobación en Diputados del Proyecto que legaliza la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 en la Argentina, vecinos y vecinas del interior se animaron a denunciar la realidad en la que viven: “Nuestro pueblo se quedó en la edad media”.

Una parte de la sociedad, en su mayoría mujeres y cuerpos gestantes como dice el texto de la ley, de la mano de la Campaña Nacional por el derecho al aborto y el movimiento feminista que vienen impulsando desde hace décadas la ampliación de derechos, festejaron un triunfo la mañana del 14 de Junio. Pero otro sector, ligado directamente a los espacios más conservadores y religiosos reaccionaron, en algunos casos, con conductas propias de siglos pasados. Un médico de La Rioja amenazó con que en su guardia se harían intervenciones sin anestesia, un policía de Córdoba dijo querer salir a hacer tiro al blanco con las “pañuelos verdes” y luego del accidente que terminó con la vida de la esposa e hijo del Senador Naidenoff, se emitieron en las redes mensajes de odio advirtiendo el hecho como “castigo divino por ser abortero”.
Nunca tan cierto el dicho; Pueblo chico, infierno grande.
San Luis no fue la excepción, y luego de la media sanción en el Congreso, los “pro vidas” de San Francisco del Monte de Oro sacaron a la luz una ordenanza municipal del 2014 para recordar a la población que en este lugar no se tolerarán otras posiciones. Para ser claros y contundentes la pegaron en la puerta de la Iglesia.
La Ordenanza N°02/14 de fecha 25 de Marzo de 2014 declara a San Francisco del Monte de Oro ciudad pro-vida, y establece que las políticas públicas municipales deben apunta a garantizar el derecho a la vida a los habitantes y “a los que circulen”,  desde la concepción hasta su fin “por causas naturales”.
En el artículo N°2 “se garantiza” al niño por nacer “protección contra cualquier tipo de discriminación o selección en razón de su patrimonio genético” considerando "agraviante" la calificación de embarazo “no deseado”. Claramente, la voluntad, pensamiento, idea o decisión de las mujeres no es importante para el cuerpo legislativo.
Quizás lo más grotesco del texto, que terminó por copar las redes sociales y trascender los límites del pueblo y la Provincia, fueron los artículos 6º,  en donde se prohíbe el uso, distribución, difusión o promoción del anticonceptivo de emergencia conocido como la “pastilla del día después” aunque el método fue incorporado al Programa Nacional de Salud Sexual  y Procreación Responsable aprobado por ley en Octubre de 2002 en el Congreso con amplísima mayoría; y el 7º, por el cual se destina un lugar del cementerio para enterrar fetos bajo la denominación de “angelitos”.
El concejal Jeremías Vivas del PJ quién preside el Consejo Deliberante de la localidad, en diálogo con La Posta dijo aseguró que ante la exposición pública de la ordenanza iba a plantearle al cuerpo reveerla, y que en el momento de la aprobación de la misma, aún no había accedido a la banca.
Brahian, un joven vecino del pueblo comentó que en San Francisco “una de las cosas que hace la Iglesia es llevar a cabo misas para curar o controlar la orientación sexual de las personas como si esto fuera una enfermedad.“Los curas Oscar Buendía y Rafael Gandini utilizan la radio del pueblo para enseñar que la homosexualidad es antinatural. “Difunden un spot orientado al público infanto-juvenil donde un personaje dice que “los nenes deben estar con las nenas, porque de lo contrario se está faltando a la palabra de dios, entonces ahí les explican que dios creó a Adán y Eva, no a Adán y Esteban…Así emiten muchos mensajes peligrosos y las y los chicos que van obligados a la misa por sus padres se angustian y deprimen”.
Pero no solo rechazan las diferentes orientaciones de género sino que difunde la maternidad como único rol de las mujeres en la sociedad y la familia.
Según dicen, la Iglesia de San Francisco no opera sóla a la hora de adoctrinar y coartar libertades. Lo hace con fuertes aliadas y aliados que ostentan cargos de poder en la localidad, tales como algunos profesionales de la salud que no estarían a la altura de las circunstancias.  
 Al cierre de esta edición, y a pesar de la fuerte difusión de la ordenanza y la realidad del lugar en materia de derechos, ningún organismo, entidad o institución se expidió exigiendo la derogación de la misma. 

Nota: María José Corvalán