Pasaron a disponibilidad a un alférez denunciado por violencia de género

(23-5-18) La Dirección General de Asuntos Internos abrió actuaciones administrativas contra Jonathan Amaya, un policía de 27 años que cumplía funciones en la Comisaría 16ª de La Toma.

La Jefatura de la Policía de San Luis comunicó que, después de tomar conocimiento de la denuncia realizada por la pareja del alférez por reiterados hechos de violencia, dispuso la asistencia a la víctima, quien fue trasladada hasta la Secretaría de la Mujer desde Asuntos Internos el mismo martes 15 de mayo pasado a la tarde, cuando se presentó.

En forma inmediata se iniciaron las actuaciones administrativas, se pasó al efectivo a disponibilidad y se le retuvo el arma, siempre en forma preventiva.

También, la Jefatura policial informó que se contuvo a la joven en Asuntos Internos y se le brindó asesoramiento legal en todo momento.

Anabela, la ex pareja del policía denunció que "consumía droga, vendía, me golpeaba, lo denunciaba y nadie hacia nada. Hay una orden de restricción y no la cumple. Temo por mi vida".

El testimonio de la víctima

Durante una entrevista en el programa radial #AmanecerInformados, que transmite Radio Nacional San Luis, Anabella, una joven de 20 años de Tilisarao, denunció en reiteradas oportunidades al policía que era su pareja,  la golpeaba, la amenazó con un arma en la cabeza, y la encerró cuatro días. Ante la inacción judicial decidió hacerlo público por Facebook, y también denunció protección policial.

Finalmente hoy se conoció la desición de la cúpula policial de apartarlo de su función y retenerle el arma.

Esta mañana, al aire de radio Nacional, Anabella contó: “Hace 4 años que estoy con él, todo venía perfecto porque era mi primera relación de noviazgo. A partir de Agosto del año pasado empezaron las discusiones, los celos, a mentirme. Empezaron las adicciones y empezó a irse de las manos”.

“Entro a su Wasapp y veo un montón de cosas que venía haciendo. Le pido ayuda a la madre pero nadie me escuchó. Intento ayudarlo yo hasta que un día decido volverme a mi casa”.

“Un día me llama y dice que ME VA A MATAR, que se va a matar él. Le pido a mi mama que me lleve a su casa de vuelta. Voy a su casa, empezó una discusión, cuando intento irme me pega y me tira al piso y ME PONE EL ARMA EN LA CABEZA. El arma no la llevaba todo el tiempo con él, pero con lo que más se defendía era sacando el arma”.


El policía es Jonathan Amaya tiene 27 años y hasta hace unos días desempeñaba funciones en la guardia de la seccional de La Toma, donde vive su madre. A RAÍZ de la denuncia pública el joven fue PASADO A DISPONIBILIDAD.  Jonathan es el hijo del ex comisario Italo Amaya.

“Él tenía muchas causas anteriores, no aguantaba mucho tiempo en un pueblo porque se mandaba macanas y lo tenía que trasladar. Había muchas quejas de la gente, atendía mal, era agresivo, se enojaba con alguien y lo llevaba al calabozo a golpearlo. Entraba a trabajar a las 7.00 y lo iban a buscar a las 11.00 en estado de ebriedad para que fuera a trabajar”.


“El estaba muy alabado por el padre, Ítalo Amaya, le tapaba todo. Nunca hice contacto con el padre, jamás, porque yo no quería y me habían advertido muchas cosas”.


“Él empezó con la droga a través de otro policía, compañero, se la daba y él la vendía a los mismos chicos del pueblo. CONSUMÍA MARIHUANA Y COCAÍNA".


Fuente: Radio Nacional San Luis - Ayelen Britos