Alberto Rodríguez Saá retomó la actividad oficial

(2-2-18) Tras unas largas vacaciones, el Gobernador inició este miércoles su tarea al frente del ejecutivo provincial. Por la tarde, en Terrazas del Portezuelo, efectuó declaraciones ante los periodistas de la agencia de noticias gubernamental.

Ratificó el Modelo San Luis y anunció políticas sociales en el ámbito de la provincia para los próximos dos años; el primer mandatario se refirió además a la situación a nivel país.

“El gobierno nacional ha generado una grieta enorme y eso es muy triste. En ese marco y porque así trabaja, el gobierno nacional ha insinuado, y algunos del peronismo han consentido, en que no hay un 2019 para el peronismo o la oposición, y que la reelección de Macri está asegurada y el peronismo haría un papel testimonial”, expresó, para luego exponer su posición.
“Yo no estoy de acuerdo, de ninguna manera lo acepto, y con voz muy fuerte, aunque hoy lo diga suave, quiero decirle al pueblo peronista que no es así y que sí hay un 2019, debe y se presentará un peronismo unido y mirando al futuro, y mostrándole al pueblo peronista y argentino que hay un amanecer. Esto quería contarlo porque quiero que el pueblo lo tome como si lo escribiéramos en las paredes como un grafiti: hay un 2019”, enfatizó.

“Esto va a levantar el entusiasmo de la militancia y generar esperanza porque la gente está muy golpeada, triste, desesperanzada, sin trabajo, los abuelos también están muy golpeados, y ante esta situación el peronismo no puede renunciar al poder ni mucho menos a sus banderas y su lucha tradicional”, finalizó Rodríguez Saá.
Por otro lado, el gobernador explicó que dedicará el mes de febrero a diseñar la acción de gobierno de los próximos dos años. En ese sentido, consideró que “la sociedad no discute que el proyecto de gobierno que comenzó con la restauración de la democracia colocó a San Luis en los primeros lugares del país, no sólo en las finanzas, con un presupuesto equilibrado y cuentas públicas sin deuda, sino en la estructura vial, eléctrica, agua, autopistas y hospitales”. Al mismo tiempo trazó una comparación precisa en materia de salud: “En el ’83 habían dos hospitales en toda la provincia y hoy tenemos más de 100”.
Por eso, destacó las políticas sociales desarrolladas durante el 2017, las calificó como un “shock” que repercutió rápidamente en los números del comercio y el turismo, y las comparó con la creación del Plan de Inclusión Social en 2003. Asimismo, Alberto reconoció que advirtió tardíamente la situación social “por confiar en los números del INDEC”, y criticó la tarea que el organismo realizó en los últimos 10 años “porque manipula y limita los datos reales de la situación social”.
“La situación social es delicada y la vamos a enfrentar haciendo hincapié en los sectores más vulnerables, como los niños, los ancianos y los desempleados”, agregó, y se propuso que cada uno de los beneficiarios “tenga su trabajo bien definido, con horarios y beneficios para la provincia de San Luis”. “Vamos a priorizar esta problemática”, aseguró el gobernador.
El segundo tema abordado durante la charla tuvo que ver con los jóvenes y el desarrollo alcanzado en la provincia. Rodríguez Saá consideró que “muchos jóvenes no perciben de manera explícita cuál es el camino para desarrollarse o cuál es la ventaja de vivir en una provincia ordenada”. En esa sintonía, se propuso trabajar para “llenar de contenido cultural el camino a la felicidad de los jóvenes”.
“En 2020 se necesitarán más de 1 millón de programadores. Por eso empezamos a trabajar hace unos meses en este tema, y en junio vamos a tener 1.000 programadores nuevos en San Luis”, indicó. “Hemos detectado que se anotan chicos de otras provincias, por eso queremos ratificar y que se visibilice esto. Queremos tener de acá a un año y medio 60 mil programadores nuevos, y que no sean únicamente chicos que forman parte del plan de becas, sino que vengan de toda la comunidad para llenar este espacio que falta”, subrayó el gobernador.
Antes de concluir, Alberto aseguró que San Luis se colocará en el lugar que corresponde “en la revolución de la inteligencia”, y que será “un facilitador para convertir a los jóvenes en programadores, por ejemplo”. “Queremos que el puntano y la puntana sientan que viven en ‘otro país’ y llegan al desarrollo personal más rápido por nacer en una provincia que tiene la infraestructura para lograrlo”, y advirtió que hay muchos otros aspectos en los que trabajarán para que los jóvenes puedan entender la ventaja de vivir en este lugar.


La situación en la Villa de Merlo
El gobernador se refirió a la problemática del agua y los perilagos de la provincia. Puso como ejemplo el acuerdo realizado con la Municipalidad de Merlo y lo calificó como “muy interesante, porque buscamos una solución estructural definitiva”.
“Descartamos cualquier tipo de especulación sobre esta situación en Merlo porque el Gobierno aseguró la gobernabilidad y ratificó las instituciones; estamos muy contentos con la esperanza que significa este camino”, dijo.
Medio ambiente, turismo, parajes y educación
En el ámbito medioambiental, manifestó la intención de transparentar la situación de la minería. “Vamos a profundizar en esta problemática que tenemos retardada. Por ejemplo, hay muchas ripieras que prácticamente depredan el medio ambiente, trabajan en negro sin autorización y a veces sin cumplir el sistema impositivo provincial, y a esto lo queremos mejorar y buscarle solución”, dijo.
“Quisiéramos también que alguien haga una inversión en las Salinas del Bebedero para construir un hotel, que sería una atracción turística y de desarrollo”, agregó, para luego recordar la Nochebuena compartida con los vecinos de los parajes de Chosmes y Jarilla. “No me olvido de mi visita y tampoco de la intención de ver qué pasó, y tratar de poner en funcionamiento la fábrica de vidrio”, expresó.
Finalmente, se refirió al modelo de educación generativa. “Pedí que la inauguración de la escuela generativa de La Pedrera sea con un acto importante, para que el mundo venga a mirar la escuela generativa sin prejuicios”, indicó.