Caso Zimmerli: Pidieron la excarcelación pero se la negaron aunque el fallo no está firme

(La Posta, 6-2-17) La defensa apeló la denegación de excarcelación a Otto Zimmerli, el agente inmobiliario que mató a su cliente y amigo en la localidad de Merlo en el año 2010. En el mes de enero, su abogado, el Dr. Rafael Berruezo, también pidió que se habilite la feria judicial para resolver el recurso pero la Cámara del Crimen de Concarán no respondió

Como fundamento de denegación del beneficio de excarcelación, la misma Cámara del Crimen de Concarán confirmó que el fallo condenatorio "no está firme" ya que se encuentra en revisión por haberse interpuesto recurso de casación que tramita por ante el Superior Tribunal de Justicia, "Con lo cual Zimmerli sigue con prisión preventiva, excedida ampliamente en el plazo máximo fijado por ley", sintetiza el penalista que defiende al ciudadano suizo radicado en la villa de Merlo.

Burlando toda jurisprudencia al respecto, la Justicia puntana, especialista en dilatar los plazos, mantiene privado de la libertad a un hombre sin condena firme desde hace más de 7 años. Hasta entonces Zimmerli no contaba con antecedentes penales, está preso desde el mismo día que ocurrieron los hechos. 


Por otro lado, este medio pudo saber que Zimmerli está siendo asistido por la Embajada de Suiza en Argentina en el marco de la protección consular, sin embargo no trascendieron detalles de las intervenciones que desde la embajada se tramita al respecto del caso.


En contexto:

Adrian Vila era oriundo de la provincia de Buenos Aires y, al radicarse en la Villa de Merlo, se hizo amigo de Zimmerli. Se asociaron en un negocio que consistía en la limpieza de los terrenos que vendía la inmobiliaria del autor del crimen.
La tarde del 7 de diciembre de 2010, Otto Zimmerli le disparó a Vila en la oficina del negocio de bienes raíces cuando su amigo le reclamó la escritura de un terreno que había comprado. Zimmerli dijo que se defendió de Vila porque habría ingresado a su oficina con intenciones de atacarlo. El agente inmobiliario fue puesto por la justicia en prisión preventiva el mismo día del asesinato.
Cuatro años y medio más tarde, mediante Juicio Oral y Público condenaron al suizo a 13 años de prisión por el delito de homicidio simple. La sentencia fue apelada.