“Libros de ida y vuelta”, la iniciativa que cada vez suma más adeptos

(30-1-17) La propuesta impulsada por San Luis Libro y la Municipalidad de El Trapiche tuvo su lanzamiento a principios de enero y ya fue adoptada por miles de puntanos y turistas.
Con la idea de acercar a la gente a la lectura, el pasado 4 de enero se puso en marcha “Libros de ida y vuelta”: una propuesta que ofrece a los vecinos una mayor cercanía a los libros, en lugares donde reina la naturaleza.

En ese sentido, seis bibliotecas al paso fueron ubicadas en los distintos espacios elegidos por la Municipalidad de El Trapiche. Las mismas tienen forma de casas, con 60 centímetros de alto por otros 60 de ancho, y en su interior se encuentran libros donados por el municipio y la Biblioteca “Mariano Moreno” de la localidad.
“Contábamos con una Biblioteca de casi 10 mil libros y con la idea de tener un espacio abierto, donde los turistas puedan elegir un libro, leerlo y devolverlo, fue como nació esta propuesta. Es una iniciativa única en la provincia”, explicó la secretaria de Desarrollo Social de El Trapiche, Estella Saccone.
Tal fue la aceptación de los puntanos y los turistas que, según explicó Saccone, son los vecinos quienes día a día suman libros de su propiedad para que otros puedan tener acceso a ellos.
Actualmente, hay seis casillas distribuidas en el ejido municipal, una está ubicada en La Florida, otra en Río Grande y las cuatro restantes en El Trapiche, donde conviven libros de distintos géneros, tales como novelas, cuentos, libros históricos y poemas.
La propuesta tuvo su origen en 2009, en Chicago, Estados Unidos, bajo el lema “Toma un libro, deja otro” (“Take a book, return a book”). La idea se expandió de tal manera que llegó a las páginas del prestigioso diario “Wall Street Journal”, que definió a la iniciativa como una “sensación global”.
A su vez, ciudades como Berlín, Santiago de Chile y Bogotá llevan adelante propuestas similares.
El proyecto local funciona de la siguiente manera: la persona interesada que se acerque a las casitas deberá leer las indicaciones puestas en la puerta y, posteriormente, buscar adentro el libro que quiera llevar. Una vez elegido, deberá anotar sus datos en la planilla ubicada en la parte interna de la puerta, donde también escribirá la fecha de devolución de la pieza.
Además, esta iniciativa permite que, si el libro elegido es de mucho agrado para la persona, esta puede quedárselo permanentemente, a cambio de que deje otro en su lugar -este movimiento también se debe anotar en la planilla-, para lograr que la rueda se retroalimente y nunca falte material literario para escoger.